Bonita Yamaha XS650 bobber de Old Empire Motorcycles

Bonita Yamaha XS650 bobber de Old Empire Motorcycles

Jueves, 7 de Abril de 2016

Con base en Gran Bretaña, los chicos de Old Empire Motorcycles llevan ya algún tiempo deleitando nuestros ojos y restos de sentidos con unas maravillosas y peculiares transformaciones que difícilmente podríamos encontrar en España, y no sólo hablo del estilo que las acompaña, si no porque las bases que normalmente suelen utilizar no son demasiado comunes por estos lares (por desgracia).

Para los que no los conozcáis, este es un buen momento entrando directo al tema con una de sus joyas de la corona (en cuanto a mis gustos respecta). Hablamos de su niñita bautizada  bajo el nombre de 'Tempest', una minimalista y lúcida Yamaha XS650 bobber, que luce para la cámara con unos acabados realmente limpios y bonitos.


En sus entrañas, nos encontramos con un bastidor totalmente rígido en el cual luce un pequeño asiento de tapizado con piel marrón sin un solo muelle que aposente cómodamente nuestro trasero, así que de entrada el paseo tiene pinta de ser agradable a la vez que movido...

Unas gloriosas y bellas gomas Firestone Deluxe le dan el toque custom sentadas en unos aros pulidos conjuntando con algunas otras partes del vehículo tales como las tapas del motor y el depósito de combustible.


Podemos apreciar también otros simbolismos característicos de las bobber tradionales: trompetas en los carburadores a modo de filtro, arranque a patada, estribos adelantados y simplicidad máxima en todos sus puntos.

Los dos colectores de escape cortos y dispuestos en paralelo asomando por el lado izquierdo de la motocicleta se fusionan con unos buenos trozos de cinta anti-calórica dorada y desembocan a la nada, al aire sin tan siquiera colas de escape.


Una norma imprescindible de la casa es hacer que sus preparaciones destaquen sobre todo en la parte frontal, y esta vez no iba a ser menos: un faro central redondo con el coco de color negro junto a un cerquillo cromado pero con un interior azul hacen que los ojos se nos salten haciendo que nuestra atención se quede clavada contemplando una vez más esos contrastes tan característicos.


Algunos toques de color marrón (además del asiento) en los estribos, puños, y en una pequeña alforja para guardar herramientas necesarias situada justo detrás del bloque motor rematan una preparación con un gusto más que exquisito y con una congruencia total de todos los elementos.